lunes, 15 de agosto de 2016

nahuales

Doblegaré el poder de mi nahual felino, esgrimiré contra la forma de las estrellas sellando mi destino de ave en el cielo. Cóndor de fuego rescatará mi serpiente iguana azul del fondo del mar.


Duendesito bailarin

Soy un duendesito bailarin, hoy me transformé en sapito, escuchando el corazón-latir de duendes, elfos, gigantes, felinos, aves, y rojizas serpientes, que levantan el polvo de estrellas y lo convierten en poesía, maravillosas miradas entretejían la realidad. Sin más fui sapo, luego renacuajo, luego sapo, hasta mosca y volé, hasta su lenguita y me transformé en su alimento y soñé que nacía y contaba hasta tres y volvía a contar, y alguien me enseñó que con eso me podía cortar, y no estaba bien cortarme, porque me dolería, y luego me dio miedo que el pasto me corte y ya no lo pisé descalzo, tenía barcos zapatilla y miraba el cielo invertido desde mi cama cucheta y anduve en bicicleta di infinitas vueltas un día hasta que mareado bajé a tomar agua y oí lo que aún no recuerdo, lo que hoy está ahí, la bendita cola del uroboros, soy un niño cada vez, otra vez vuelvo, ya no siendo el mismo, pero sintiendo la fuerza del alba. Algún Saturno, algún Júpiter,me expande, me disuelve, y me vuelve a explotar en cielo...

Frida

niño gris

El niño gris, el cetro azul, nadie llora en el desierto de sus ojos, dentro y fuera es lo mismo, busca el tesoro en los ojos del niño que ríe, que llora, sueña con los ojos abiertos, el dulce sol ya sanará tu pena, no llorarás al sol que brilla dentro, el niño brilla en tus ojos y tus ojos son un niño naciendo en brazos de la madre tierra, encontraras el hilo a seguir frente a tu nariz.



sueñas

Obserba a tu alrededor, sin miedo, el animal furioso ha desaparecido entre la hierba, no temas continua el camino. La luz de la luna te guía y proteje, mientras te sumerges en la inmensidad del bosque. Sueñas que estás vivo y recuerdas que tu cuerpo es el cuerpo del universo, despierto.


Mirás al sur.



Marea azul,
costa del nectar,
ojos de río, no olvidan.

Todo se ha unido,
sublime encuentro
de las partes, una vez más.

Azulado verdor, rojiza tierra,
naranjaivioleta hebra.

Pensar
Morir es crecer.
Abarcar.

Las márgenes
del río amarillo
son
galaxias
cercanas.

martes, 22 de diciembre de 2015

nin ra


domingo, 20 de septiembre de 2015

luxi


domingo, 28 de junio de 2015

Sueño

Agradezco y sueño,
días sin dueño,
un instante galaxia, 
falasias,
miradas distantes,
medios,
transeuntes,
madre,
noche del tiempo,
luna en escorpio, 
torpeza, 
indecisión, 
puro corazón, 
mantra antiguo, mudra,
silencio armónico en los árboles,
sabor a bosque, musgo,
arcoiris, piel del agua, 
abismo del primer paso.

Llama verde
enciende al corazón,
late el verbo, amar, amar, amar hasta morir.

jueves, 30 de abril de 2015

Elohim


Una larga mañana del universo los niños cometas jugaban en el cielo a saludar planetas. Sus ojos veían tan lejos que la poesía del mundo llegaba hasta el fondo de su alma. Esa larga mañana alargada del tiempo, uno de ellos, Elohim descubrío a una mariposa de mil colores, ella reposó su cuerpo luego de un súbito aleteo, sobre los diminutos pétalos de la flor celeste, del medio del lago.
El agua dulce de los ojos de Elohim comenzó a correr, como un río de aguas cristalinas, y el tiempo se hizo cada vez más íntimo.
Los instantes retorcidos en los relojes de antaño cobraron vida, al fin escuchaban latir su corazón de niño. La mariposa con su inocente conciencia divina, solo sabía que era ella. Sin embargo no contaba con la mirada de Elohim, el que da vida, y conciencia a las cosas. Donde Elohim mira, la hierba crece, el color dorado del sol resplandece, la respiración del niño aparece. Esa mañana era el primer día del sol. ¿De donde vienen las galaxias? Se preguntó elohim. El tampoco sabía el gran misterio. ¿De donde vienen las mariposas que aletean? Sus preguntas solo se respondían en su búsqueda minuciosa.
La inmensidad era diminuta ante la presencia de las akashas o grandes madres del axis, nido eterno. Ellas aun recuerdan el amoroso parto de cada galaxia, todavía nacen ayer cada instante siempre. Cada luna de la tierra que pasa, nacen millones de galaxias en la piel de los niños rojos de andromeda. En la cascada azul rojiza del espectro todo ya tuvo su final, y volvió a comenzar hace mucho tiempo.

miércoles, 7 de enero de 2015

coherencia


idílico
adulación
edifica
educa
dice
diente
abre
lumbre
cincel
son
cinta
abrupta
ermita
insolente
estado
dirección
brecha
techo
casa
santo
perdón
hablar
sal
sanar
bebé
etéreo
sol
silencio
don
piedra
ética
trágica
mente
soñar
etílico
borrar
dormir
enfrentar
salpicar
besar
beber
tomar
Omar
roma
mirra
Baltazar
silencio
soltura
tintura
rural
ámbar
marina
mordisco
muerte
tilo
antifaz
sutura
épico
vandalismo
músico
nariz
galletas
licencia
belleza
sombrío
etnia
pilar
rio
roer
ripio
peligro
sangre
silbar
Tilcara
duende
monte
trino
cantor
brote
luz
minos
tetra
polipéptido
disímil
anestesia
corpóreo
molino
sagrado
pila
pelo
potus
cactus
santuario
testimonio
mar
tatuar
trineo
sonda
onda
pero
talón
bestia
león
sonido
nido
tuco
rupia
milésima
minotauro
tiempo
pasado
pérdida
ahorro
telar
Antares
dragar
amargo
con
sapo
remolino
oso
pino
Tucumán
pico
pantano
Londres
bicho
tía
saltar
embestir
poder
estar
dentro
del
cuerpo
ya

habitar

domingo, 21 de septiembre de 2014

Vajra


Imagen: Hundertwasser

Fuerza bruta la del corazón diamante. Despelleja tus frutos el sol de la primavera y me borra para siempre de tu espejo desgajándome. Me sueltas para encontrarme en otro rostro sin saberlo. Se reconocerte en el sabor del tiempo, en el intersticio del átomo. La partícula sabe amarga cuando te alejas, pero solo a ti te dejas, sin rumbo. He aprendido la metáfora de tu nombre y el mio, los antiguos guardianes del fuego me hablaron ya del "nosotritos", la ley de "reciprocidad"...
Ya mi ánfora anida nudos encendidos, ramas dobles, robles nobles, almas se encienden en la hoguera sanadora. El abuelo rojo sana la dualidad de los espejos. Nacerás como un trébol en el valle, recordarás el paisaje una y otra vez, sabrás tu verdadero nombre. El verbo se deshace en las miradas, las palabras no alcanzan la piel. Evoco a la madre, a la serpiente emplumada, y al fin te puedo ver, emerges a la superficie como un trueno, escucho tu sonido en el viento, y en el silencio veo tu color de vacuidad.

martes, 16 de septiembre de 2014

Shambala



Fragmentos Shambhala - Nicholas Roerich



"- Lama, he oído que algunos animales, ciervos, ardillas y chacales, se acercan a los lamas que meditan en las cuevas de los bosques de los Himalayas, y que los simios y monos a veces les traen su comida.

- Por mi parte, os pregunto, ¿qué es imposible? una cosa es evidente: que un ciervo no se acercaría a un ser humano en una ciudad, porque muy pocas veces se encuentran personas bien intencionadas en esos sitios atestados de gente. La humanidad no conoce la importanca y el efecto definido de los auras; no se dan cuenta de que no sólo los seres humanos, sino hasta los objetos, también poseen sus auras significativas y eficaces"

"- ¿Y creeis que deberían abolirse todas las armas y buques de guerra? es mejor que se los transforme en instrumentos de paz y de una enseñanza mas elevada. Me gustaría ver los grandes buqeues de guerra convertirse en escuelas viajeras de alta enseñanza. ¿es ello posible? durante mi viaje a la china, vi tantas armas y buqeues de guerra que pensé que si solo estas espantosas creaciones pudieran ser simbolos de una enseñanza elevada, antes que simbolos de matanzas, que tremendo influjo de energía cósmica para el mundo"

"Esta enseñanza de la kalachakra, esta utilizacion de la energía primaria ha sido llamada: enseñanza del fuego. El pueblo hindú sabe que el gran AGNI, aunque sea una esneñanza antigua, será la nueva enseñanza para el nuevo mundo. Debemos pensar en el futuro, y sabemos que en la enseñanza de la kalachakra yace todo el material que puede aplicarse para el mayor de los usos. "

"¿Acaso la cábala y shambhala no son parte de esta única enseñanza?"



Link imagen 

domingo, 14 de septiembre de 2014


de donde vengo hacia donde voy..

jueves, 11 de septiembre de 2014




Azul. El niño grande encuentra la piedra angular. Reconoce sencillez en la piedra de agua. Acaricia sus siete colores. Entiende el mundo inventado por lenguajes, creencias. Lo comprende. Escucha la montaña de silencio. Atónito el niño sonríe. Ve animales, cerdos, gallinas, campo verde, ruido, humo, aroma a cenizas, hormigas, raíces.
"Piedra de agua, fluye" insinúa en protopalabras arquetípicas "iea e aua ue". Le dice. Eres sombra helada en el instante del miedo. Un poco de fuego, sanará. Nadie te dañó le explica en lenguaje de caricias a la piedra de agua, trauma, auma...
Solo que no comprendías la vertiginosa realidad, la cataráta verborrágica de espantos figurados, reiterados.
El niño Vio-lencia. El niño escuchó-lencia. El niño Si-lencia, y cayó.
Atorose la garganta con fina hierba, pasto, atoro su garganta el niño con montañas de silencio. Corrió corrió y olvidó hasta un día al fin. Vació el estanque y el alma volvió. Vaciando se llena dijo el niño grande. La luna nueva enseña receptividades suspiró. Nació.
Rojo.

miércoles, 11 de junio de 2014

REFLEXIÓN DE BARUCH SPINOZA: Lo que Dios hubiera dicho:



  • ¡Deja ya de estar rezando y dándote golpes en el pecho! Lo que quiero que hagas es que salgas al mundo a disfrutar de tu vida.
  • Quiero que goces, que cantes, que te diviertas y que disfrutes de todo lo que he hecho para ti.
  • ¡Deja ya de ir a esos templos lúgubres, obscuros y fríos que tú mismo construiste y que dices que son mi casa!
  • Mi casa está en las montañas, en los bosques, los ríos, los lagos, las playas. Ahí es en donde vivo y ahí expreso mi amor por ti.
  • Deja ya de culparme de tu vida miserable; yo nunca te dije que había nada mal en ti o que eras un pecador, o que tu sexualidad fuera algo malo.
  • El sexo es un regalo que te he dado y con el que puedes expresar tu amor, tu éxtasis, tu alegría. Así que no me culpes a mí por todo lo que te han hecho creer.
  • Deja ya de estar leyendo supuestas escrituras sagradas que nada tienen que ver conmigo. Si no puedes leerme en un amanecer, en un paisaje, en la mirada de tus amigos, en los ojos de tu hijito… ¡No me encontrarás en ningún libro!
  • Confía en mí y deja de pedirme. ¿Me vas a decir a mí como hacer mi trabajo?
  • Deja de tenerme tanto miedo. Yo no te juzgo, ni te critico, ni me enojo, ni me molesto, ni castigo. Yo soy puro amor.
  • Deja de pedirme perdón, no hay nada que perdonar. Si yo te hice… yo te llené de pasiones, de limitaciones, de placeres, de sentimientos, de necesidades, de incoherencias… de libre albedrío. ¿Cómo puedo culparte si respondes a algo que yo puse en ti? ¿Cómo puedo castigarte por ser como eres, si yo soy el que te hice? ¿Crees que podría yo crear un lugar para quemar a todos mis hijos que se porten mal, por el resto de la eternidad? ¿Qué clase de dios loco puede hacer eso?
  • Olvídate de cualquier tipo de mandamientos, de cualquier tipo de leyes; esas son artimañas para manipularte, para controlarte, que sólo crean culpa en ti. Respeta a tus semejantes y no hagas lo que no quieras para ti. Lo único que te pido es que pongas atención en tu vida, que tu estado de alerta sea tu guía.
  • Amado mío, esta vida no es una prueba, ni un escalón, ni un paso en el camino, ni un ensayo, ni un preludio hacia el paraíso. Esta vida es lo único que hay aquí y ahora y lo único que necesitas.
  • Te he hecho absolutamente libre, no hay premios ni castigos, no hay pecados ni virtudes, nadie lleva un marcador, nadie lleva un registro.
  • Eres absolutamente libre para crear en tu vida un cielo o un infierno.
  • No te podría decir si hay algo después de esta vida, pero te puedo dar un consejo. Vive como si no lo hubiera. Como si esta fuera tu única oportunidad de disfrutar, de amar, de existir.
  • Así, si no hay nada, pues habrás disfrutado de la oportunidad que te di.
  • Y si lo hay, ten por seguro que no te voy a preguntar si te portaste bien o mal, te voy a preguntar, ¿te gustó?… ¿Te divertiste?… ¿Qué fue lo que más disfrutaste? ¿Qué aprendiste?…
  • Deja de creer en mí; creer es suponer, adivinar, imaginar. Yo no quiero que creas en mí, quiero que me sientas en ti. Quiero que me sientas en ti cuando besas a tu amada, cuando arropas a tu hijita, cuando acaricias a tu perro, cuando te bañas en el mar.
  • Deja de alabarme, ¿qué clase de Dios ególatra crees que soy?
  • Me aburre que me alaben, me harta que me agradezcan. ¿Te sientes agradecido? Demuéstralo cuidando de ti, de tu salud, de tus relaciones, del mundo. ¿Te sientes mirado, sobrecogido?… ¡Expresa tu alegría! Esa es la forma de alabarme.
  • Deja de complicarte las cosas y de repetir como un loro lo que te han enseñado acerca de mí. Lo único seguro es que estás aquí, que estás vivo, que este mundo está lleno de maravillas. ¿Para qué necesitas más milagros? ¿Para qué tantas explicaciones?
  • No me busques afuera, no me encontrarás. Búscame dentro… ahí estoy, latiendo en ti.

collage


¡Deja ya de ir a esos templos lúgubres, obscuros y fríos que tú mismo construiste y que dices que son mi casa. Mi casa está en las montañas, en los bosques, los ríos, los lagos, las playas. Ahí es en donde vivo y ahí expreso mi amor por ti. Baruch de Spinoza.

lunes, 2 de junio de 2014


miércoles, 21 de mayo de 2014

Egonavego.

Navego en soledad
voy hacia el sur,
navego lagos y océanos,
navego recuerdos
animales marinos,
bellezas de flores,
cristales.

Nitidez en el frío,
delicadeza de la piel,
rojos violetas
asoman ventanas.

Navego en soledad,
surco mares vacíos de islas,
islas vacías de mares.

No veo el disco solar,
ni el me ve a mi,
sólo recuerdo
llama ondulante
en el monte celeste
del futuro pendular.

Útero.

Colibrí,
descubro el nectar,
Brota la herida de la flor,
amarilla.

Invitarte a la fiesta de mi alma
a danzar trae ventura.

jueves, 11 de abril de 2013

Tristeza del alma




Una nube iridiscente pileus sobre Etiopia
por Image Créditos & Copyright: Esther Havens(Light the World)


El circulo interior de la estrella de ocho puntas destila la angustia del pueblo, profundo y gris se sumerge en el corazón de la gran pirámide invertida. Desde lo alto se vierte el líquido obscuro de la muerte. No hay razón para observar como se drena en lo profundo de la húmeda tierra el licor de la destrucción de las almas. Sin embargo algunos osados, despiden los restos que viajan a la velocidad con la que el viento cruza los mares. 

No todo es gris. 

Aunado a la línea del horizonte, el sol delineado esbosa la fuerza con su amarillo de miles de años. El magma iridiscente florece en el Esta cardinal, como una flor otoñal, un mandala cristalino que asciende como una princesa a su altar. 

Reina hoy la princesa solar.

lunes, 1 de abril de 2013

pantera


Inspiras desde mas allá del cordón montañoso que une el encuentro,
el punto central del mandala es aquí y allí, ésta es la polaridad que hace girar al círculo.
Verás sonreír al ángel solar del amanecer y recordarás mi nombre, 
no las simples letras que lo componen sino mi sonido primordial.

viernes, 1 de febrero de 2013

tito


miércoles, 5 de diciembre de 2012

Desperté a la madrugada



Vi el amanecer naciendo en las rendijas de mi vientre corazón. Asomando los sutiles dedos rojos, por las cisuras de mi caliz antiguo.
Calma la piel del jacarandá embelesado por el mandala purpúreo.
Evoqué la protección, la salud, la magia del druida.
Comí uvas blancas bajo la nieve de cristal del sol azul.
Con piedad besé los pies raíces del árbol mujer.
Supe entender que aun no era tarde. Que jamás beberíamos de la gota de esperanza, si nos quedábamos sumergidos en la materia.
Un amanecer azul que instigaba a sostener la mirada perpetua, ya no como una condena, sino como bendición.
Cautela e intriga, esperanza profunda, en espiral a las puertas del sol interior.
Caminar, danzar, despertar los elementos dormidos. Observar el detalle, la salpicada tundra de alamos infinitos que se nutre de la humedad del verano en los musgos de las mañanas de las piedras.

"Todo está vivo", replicaba mi corazón.

El velo caía lentamente desde la noche que parecía eterna. El verdadero rostro de las cosas, esperando ser revelado una vez más, rompía la matriz entre sollozos y espasmos de alegría.

“Todo está vivo…”, replicaba mi corazón, a los argumentos del ruido de las ciudades.

jueves, 18 de octubre de 2012

INKARRI

"Cuando el mundo se voltee, va a regresar Inkarrí y va a andar, como en las épocas antiguas... entonces todos los hombres vamos a encontrarnos..." Xuan Pablo Gonzalez - Suenhos Tupamaros

miércoles, 3 de octubre de 2012

Dolor.

Me desfiguro ante la ausencia. Una falla en la falla descompuso el motor que transfigura la esencia. ¿Se estancó? ¿Se mareó? ¿No durmió? Gritan los mares mi ausencia. La vida entera consigue lo que no desea hacer. En mi corazón solo pena. El silencio es amigo de la muerte y la muerte es testigo de mi dolor. Nace en mi la luna que muere. Es corto el tiempo que dura una luna para una vida de millón de años. Como un pequeño desentierro. Un latigazo en la mano del juez mentor. Diga, lo escucho. Silencio. No quiero escucharlo. Cállese de una buena vez, es hora que dictamine la hora en que ha de partir de la nave. Hoy la ausencia duerme. y usted sigue despierto. Despierte de ese despertar, porque es tarde allá afuera y los niños lloran de pena la tristeza del mundo. Solo ellos la lloran, los demás persiguen el fino hilo de la voluntad aplastada por los huracanes de acero y vino frió  Desayunense este pequeño dolor que les traigo, lo vestí de finas telas negras, para que luzca como realmente merece. Un dolor es un dolor al fin y al cabo arde en la piel, en el dedo meñique y pulgar. Silencio.

domingo, 30 de septiembre de 2012

Torre al sol

Cada mañana al amanecer creaba una torre nueva. Una torre de nueve lunas. Una basta columna de fuego. Un río entre la Tierra y el cielo.

Sus manos se amalgamaban al sol de cristal grabado en su pecho, y besaba sus dedos uno por uno en silencio mientras repetía el ritmo sagrado.

Cada torre era un río luminoso que se vertía cuidadosamente en el vientre de la Tierra. Un halo de luz que surgiría durante cada primavera como un enigma en la belleza de las formas.

Una cascada se precipitaba desde la corona añil de la antigua reina e innumerables colores quitaban el velo a los viajeros sin destino. Éstos se bañaban en cristales vibrantes, sin saber que lo hacían. Comenzaban a ver detrás de las formas. A descubrir con sus manos lo impalpable. Esa fina harina que nutre a cada ser. Esa levadura milenaria que hace crecer a los árboles, las aves, los retoños, que da vida a los ríos, las montañas y los cielos.

Mil vientos dorados se acercaban desde las cuatro direcciones y se enredaban en espirales para adorar la creación. La reina madre se regocijaba en sus bendiciones.

Los dioses cuando descansan se sueñan a sí mismos. Sienten en su piel desde el movimiento de los océanos hasta las diminutas gotas de rocío que besan los labios de las orquídeas.